Mutilación Genital Femenina

  • -

Mutilación Genital Femenina

La primera vez que de verdad me centré a descubrir lo que era la Mutilación Genital Femenina (MGF EN ADELANTE) fue en una clase de Antropología en la Universidad. No es que nunca hubiera escuchado el término ni supiera en qué consistiera, pero fue la primera vez que fui consciente de lo que de verdad era, de lo que de verdad significaba.

En esa clase nos centrábamos en analizar textos sobre culturas muy distintas de la nuestra, leímos muchos textos, que ya no recuerdo. Pero nunca se me olvidará este en particular ni la cara de horror de todas y cada una de las compañeras del aula. Debió ser una de las primeras veces en las que todas las mujeres de la sala estábamos de acuerdo en que algo no estaba bien y que esto debía cambiar.

De ese texto, de esa clase, hace ya 7 años y todavía nada ha cambiado. Te hace plantearte si, las tornas fueran distintas, si fueran ellos los que sufrieran tal mutilación ¿estaría ya erradicada? ¿Sería ya cosa del pasado? ¿Se hubiera formado una revolución tal que todas las culturas que lo practicaban no tuvieran otro remedio que evolucionar?

Yo tengo mi propia opinión formada sobre eso. Yo sólo te dejo las preguntas pero de ti dependen las respuestas.

Hace poco todavía leía acerca de Waris Dirie, una de las mayores activistas en contra de la MGF. Ella, contaba que un día estando tan tranquila, cuando tenía 5 años, sin ser más alta que una cabra, su madre la sujetó mientras una anciana le seccionó el clítoris y la parte interna de la vagina. Luego le cosió la herida, todo esto sin ningún tipo de anestésico, os podéis imaginar el dolor que debió sufrir. Narra que “la anciana no dejó más que una minúscula abertura del tamaño de la cabeza de una cerilla, para orinar y menstruar”. Ella, fue de las afortunadas, sobrevivió al dolor, a las infecciones… Pero su hermana Halimo murió como consecuencia de esta atrocidad.

A la edad de 13 años la obligaron a contraer matrimonio con un anciano de su pueblo, pero ella se negó y escapó a vivir con su tía. Poco después se fue a Londres y allí fue descubierta, y ahora, es una de las modelos más reconocidas del mundo.

Pero ¿por qué hoy en día se sigue practicando la MGF? Una de las justificaciones que se dan para practicarla es que es un “buen método” para asegurar la VIRGINIDAD antes del matrimonio y la FIDELIDAD después de él. Osea, las mutilan, les quitan nuestro pequeño órgano de placer, les hacen sufrir un dolor terrible para el resto de su vida y para encima es ¡POR ELLOS! Como si nuestro cuerpo les perteneciera para hacer con él lo que quisieran.

Se nos sigue considerando seres impuros, se nos castiga para que no podamos disfrutar de las relaciones sexuales, porque nosotras sólo somos un mero objeto sexual para el otro sexo. Parece que nosotras no contamos para las relaciones sexuales, que no tenemos el derecho al disfrute.

Yo siempre pienso que: si no podemos disfrutar ¿por qué Dios, el Universo, la evolución, … (Da igual en lo que creas) nos puso un clítoris tan bien hecho, preparado para hacernos vibrar con cada orgasmo? Cada día soy más consciente que nos da más pena castrar a nuestras mascotas que lo que nos pase a las mujeres (cisgénero) ahí abajo.

Aún se calcula que 3 millones de niñas son mutiladas cada año, y ¡no lo podemos permitir! Desde Mil Voces Violetas condenamos todos los tipos de mutilaciones que se le hace al cuerpo femenino en pro de los varones.

En este 6 de Febrero se “celebra” el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, gracias a Waris y tod@s l@s activisas que luchan para erradicar esta acción, se han tomado muchas medidas y Waris contabiliza en cientos las niñas que han sido salvadas de la mutilación. Pero aún nos queda mucho que hacer, mucha educación que impartir y mucho que luchar. Desde aquí os animo a uniros a la lucha.

Como dicen las Towandas “nuestro coño no es vuestro campo de batalla, no es vuestro negocio. Nuestro coño es nuestro”.

Tipos de mutilación Genital Femenina

Patricia Fernández Rodríguez


Mil Voces Violetas en Twitter