Las niñas son el futuro

  • -

Las niñas son el futuro

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una Resolución para declarar el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña y reconocer los derechos de las mismas y los desafíos únicos a los que se enfrentan en todo el mundo con la idea de promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos.

Está recogido que las mujeres desde su infancia hasta su madurez tienen derecho a una vida segura, educada y saludable. Si reciben el apoyo y una educación efectiva durante su proceso de crecimiento, las niñas tendrán el potencial de cambiar el mundo, tanto como niñas empoderadas de hoy como trabajadoras, madres, emprendedoras, mentoras, jefas y líderes del mañana.

Pero la realidad es que aún nos queda por hacer, sólo unos datos que os pondrán los pelos de punta:
– Más de 200 millones de niñas y mujeres han sufrido la mutilación genital femenina.
– 1 de cada 5 niñas han contraído matrimonio antes de los 18 años.
– Solo 2/3 de los países en desarrollo han logrado la igualdad de género en la educación primaria.
– 9 de cada 10 adolescentes en viven en países en desarrollo trabajarán en la economía sumergida, con sueldos bajos o directamente sin cobrar nada, donde el abuso y la explotación laboral son muy comunes.

Para ello la defensa de sus derechos en pos de un futuro más equitativo y próspero, en el que la mitad de la humanidad sea un socio igualitario para resolver los problemas que surjan es algo básico.

Las niñas están rompiendo los límites y las barreras que plantean los estereotipos y la exclusión, incluidos los dirigidos a las niñas y niños con discapacidad y los que viven en comunidades marginadas. Como emprendedoras, innovadoras e iniciadoras de movimientos globales, las niñas están creando un mundo más relevante para ellas y las generaciones futuras, no las coartes, debemos dejar de educarlas en el miedo, debemos dejar que desarrollen sus ideas, que se equivoquen, que aprendan.

Déjalas ser lo que quieran ser.