Archivo de la categoría: Violencia de género

  • -

Mascarilla-19: violencia machista y crisis sanitaria

Son tiempos difíciles para todo el mundo: permanecemos en casa para prevenir un virus con consecuencias letales para muchas/os de nosotras/os. Nos cargamos de actividades que ayuden a que los días pasen más rápido y volcamos nuestra solidaridad con nuestras/os vecinas/os así como con otras personas que tenemos cerca. Hemos demostrado en cada aplauso lo agradecidas/os que estamos a todas/os aquellas/os que siguen haciendo girar la tierra y, sin embargo, continuamos diciendo adiós a mujeres que se han enfrentado a la pandemia machista cara a cara y han perdido.

La violencia contra la mujer lleva años golpeando nuestros hogares, pero el 14 de marzo de 2020 el gobierno decretaba que todas/os debíamos quedarnos en casa. El movimiento feminista no tardó en darse cuenta de la crueldad que suponía esto en según qué circunstancias y el Ministerio de Igualdad impulsó medidas de prevención, control y minimización de consecuencias negativas en entornos vulnerables. Se dictaminó que el 016 debía seguir funcionando y se habilitó además un servicio de chat gestionado por psicólogas expertas en la materia que hace las veces de primeros auxilios psicológicos. Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticas/os no tardaron además en lanzar su campaña Mascarilla-19 consistente en la apertura de un protocolo contra la violencia cada vez que alguien solicita dicho producto en sus establecimientos.

La violencia machista implica muchas formas de humillación y maltrato. Por ello hemos querido hablar con María Ramiro, una asturiana de 22 años que sufrió una agresión sexual múltiple siendo muy joven y que, sin embargo, ha conseguido canalizar su vida y salir adelante. En su libro Sintiendo menos, viviendo más nos relata su experiencia y cómo eso le cambió la vida. Comenzó siendo un diario”, nos cuenta. “Un día un familiar me dijo que por qué no intentaba escribir mi vida en un papel: no solo la agresión, también el antes y el después”.

Cuenta abiertamente como la publicación de su libro llevó a muchas chicas a ponerse en contacto con ella: “Me cuentan historias muy personales que muchas veces desconocen incluso sus familiares y amigas/os. Desde aquí, me gustaría decirles que deben sentirse orgullosas de sí mismas por seguir luchando y, sobre todo, que se sientan parte de la solución y no del problema”.

Esa solución es un impulso a todas las mujeres para denunciar públicamente su situación. Un empujón más hacia la lucha contra la invisibilidad: un fenómeno que envuelve la violencia sexual con el perpetuo silencio de las mujeres que la sufren y que, en muchas ocasiones, temen denunciar (legal y socialmente) por miedo al agresor o a la opinión pública.

Quiero dejar claro que, aun no siendo experta en leyes, soy consciente del dolor que produce la opinión pública. Todas/os hemos juzgado casos con dureza cuando se vuelven de dominio público, tal vez más desde que aprendimos a escondernos tras una pantalla. Muchas veces ni siquiera nos pararnos a pensar qué supondrán nuestras palabras para quien está al otro lado. No hace mucho saltaba a la luz el ya conocido Caso Arandina: una agresión sexual a una menor por parte de tres jugadores de un equipo de fútbol. En seguida, todas/os nos sentamos a hablar de lo que la menor hizo o dejo de hacer, con una confianza en nuestros argumentos digna de quien estuviera allí aquel día. Pocas personas trataron de analizar los hechos más allá de lo que pudiera aparecer en los 140 caracteres del último tweet de cualquiera. La realidad es que, una vez más, la opinión pública recayó sobre la víctima, culpabilizándola de los hechos. A María Ramiro le recomendaron dar un giro a su vida y emprendió entonces un viaje que marcaría un antes y un después. Pero ¿qué pasa cuando debes quedarte atrapada en un lugar donde todo el mundo te señala?

A mí también es el nuevo proyecto en el que trabaja María Ramiro: Junto testimonios de personas que hayan pasado situaciones de acoso, abuso, maltrato o agresión, tanto físico como psicológico. La idea es exponer esas historias de forma anónima para que la gente vea que son reales. El objetivo principal es que salgan a la luz y que esas supervivientes vean que pueden ayudar a muchas más personas”. Un proyecto que aúna los recuerdos más oscuros de muchas mujeres pero que arroja mucha luz ante una situación insostenible.

Pese a las medidas del Ministerio de Igualdad, las consultas de violencia machista durante esta crisis sanitaria, respecto al mismo periodo del año pasado aumentan cerca de un 200%. Seguramente, los datos de las agresiones sexuales por parte de desconocidos hayan disminuido. No se trata de ningún avance social, simplemente de una consecuencia directa de nuestra situación de aislamiento frente al Covid-19. Sin embargo, el 85% de los abusos o las agresiones sexuales provienen de personas a quienes conocemos, muchas de ellas incluso forman parte de nuestra familia.

Convivir en un estado continuo de alerta previniendo las posibles amenazas físicas además de la angustia derivada de un encierro temporal contribuyen a que nuestro estado psicológico empeore. Los efectos secundarios de la violencia machista rara vez son tenidos en cuenta por quienes rodean a la víctima que termina generando patologías psiquiátricas desde la depresión hasta el trastorno disociativo de la realidad.

Es recurrente el tema de ¿Qué ocurre con las víctimas de violencia machista durante la crisis sanitaria del Coronavirus? La violencia sexual, en menores y mayores de edad, es un apéndice de ese sistema que nos somete y nos atormenta, ahora 24 horas al día. ¿Os imagináis, por un momento, lo que supone estar aislada con la persona que ejerce violencia sobre ti? ¿Os imagináis el miedo o la ansiedad?

A pesar de los años, y de la distancia, María Ramiro continúa teniendo pesadillas. En su libro habla de la importancia que el mar tiene en su vida y cómo eso le ha ayudado a canalizar sus sentimientos en muchas ocasiones: “El mar para mí es una fuente de desahogo y me transmite mucha paz”. Y, desde su experiencia, nos invita a crear un entorno cálido en nuestra mente para mantenernos a salvo.

Información Relevante

Aquí podréis conseguir el libro de María Ramiro: Sintiendo menos, viviendo más. Con él completaréis la historia que hizo que su vida diese un giro y la llevase hasta donde está en estos momentos.

https://editorialcirculorojo.com/sintiendo-menos-viviendo-mas/

Si queréis colaborar en su nuevo proyecto A mi también podéis enviar vuestros testimonios a través del siguiente e-mail:

sintiendomenosviviendomas@gmail.com

Aridane Cuevas


  • -

6 de Febrero…

Imagínate que un día sin más motivos, te quitaran esa pequeña cosa que te da placer, esa pequeña cosa que te da una sacudida en las relaciones placenteras y que te deja de lo más relajado. Imagínate que nunca más pudieras sentirlo y en cambio solo sintieras dolor ¿Qué sentido tendría el sexo pues? ¿simplemente reproductivo? Ahora no te lo imagines y piensa que a millones de mujeres y niñas en el mundo les ha pasado y les sigue pasando (se estima que son alrededor de 200 MILLONES), ¿y sabes por qué? No por una enfermedad, no porque no hubiera más remedio, sino porque quieren reprimir y controlar nuestro deseo sexual y nuestro cuerpo.

La Mutilación Genital Femenina: dícese de todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos NO MÉDICOS. (OMS)

Veamos entonces los motivos más comunes para este tipo de prácticas:
• Es una convención social, una presión social. Hay que hacerlo para ser aceptado socialmente. En estos casos, la MGF ni se cuestiona, tienes que hacerlo para no ser la “rara”, para poder casarte y tener hijos, porque sino nadie te va a querer.

• A menudo se considera parte de la crianza de la niña y una forma de prepararla para la vida adulta.

• Muy comunmente está dentro de lo que se considera una conducta sexual aceptable y tiene por objetivo asegurar la virginidad antes del matrimonio y la fidelidad después de él. En muchas comunidades existe la convicción de que reduce la libido de la mujer y la ayuda así a resistir la tentación de relaciones extraconyugales (me gustaría saber si a los hombres se les hace algo también para conseguir lo mismo, ¡ah! Maldita mujer infiel)

• La MGF viene asociada a modelos culturales de feminidad y recato, portadores de la idea de que las niñas son puras y hermosas.

• Los líderes religiosos tienen distintas posiciones en torno a esto: algunos la fomentan, otros la consideran irrelevante para su religión y otros contribuyen a su eliminación.

• En la mayoría de las sociedades donde se practica se considera una tradición cultural, argumento que se utiliza a menudo para mantener su práctica.

¿Por qué deberíamos implicarnos tod@s para erradicar estas conductas?
Aparte de los motivos obvios, es una lucha que debería estar en la agenda feminista de todas nosotras. No deja de ser una forma más de violencia hacia la mujer, una forma de despojarla de sus derechos y libertades y de someterla al hombre. Si el feminismo es la lucha colectiva de las mujeres para mejorar las vidas de todas, no nos olvidemos de las de estas mujeres.
Porque roba un futuro libre para las niñas. Su futuro ya está más que escrito. Ayudémoslas, démosles oportunidades y educación. Que puedan escoger el futuro que quieran. Porque otra de las consecuencias es que las niñas dejan de ir al colegio, al ser consideradas ya mujeres y preparadas para contraer matrimonio han de hacerse ya cargo de las tareas “normales” de las mujeres.
Y es que, en sí, es una violación de los derechos humanos, es una violación de los derechos de las niñas y de las jóvenes.

Aquí os dejo unos versos somalíes para que penséis, llamado “las tres penas”: <<Es lo que mi abuela llamaba las tres penas de una mujer: el día de la circuncisión, la noche de bodas y el nacimiento de un hijo.>>

No te quedes a un lado, este problema como mujer, también te perjudica y también es y será una lucha nuestra.


  • -

La violencia sí tiene género.

Hoy es 25 de noviembre y debemos hablar de las 52 personas que han sido asesinadas en este último año,personas que eran racializadas, blancas, heteros, LGTB+ o que tenían algún tipo de discapacidad. Personas con familias: hijos, hijas, padres, madres, hermanos o hermanas, que tenían amigos y amigas estudiaban o trabajaban. Personas que reían, lloraban y sentían. Han sido 52 las personas a las que han quitado la vida en este último en España, 52 personas que casualmente eran mujeres y que, casualmente, fueron asesinadas por sus parejas sentimentales que son hombres, que son maltratadores. La violencia machista en este país se ha llevado, otro año más, 52 voces de mujeres. Además, son cientos y miles las mujeres que día tras día sufrimos no sólo violencia física, también sufrimos violencia estructural, económica, psicológica, sexual y ambiental. Las víctimas mortales son sólo la punta visible de una estructura patriarcal que día tras día, noche tras noche, nos ataca, nos humilla, nos viola y nos maltrata. Todas ellas tenían una cosa en común, todas ellas tenían nombre de mujeres y les han quitado la vida precisamente por eso, por el simple hecho de ser mujeres, por estar por debajo, por ser una minoría más dentro de esta sociedad.

Al conocer los datos a los que todas tenemos acceso, al ser conscientes de la cantidad de mujeres asesinadas que no han sido contadas, cuando las mujeres comenzamos a empoderarnos y a formarnos de las violencias que sufrimos día tras día, quejarnos, gritar de rabia y educar es lo único que nos queda. Es esto mismo, lo único que nos queda, lo que están tratando de arrebatarnos. Tenemos que ver a cinco señores salir con un pancarta que pone La violencia no tiene género obviando, olvidando y menospreciando a todas las mujeres víctimas de este sistema. Tenemos que escuchar que nos digan que cuando hablamos de feminismo o de diversidad sexual en los centros escolares lo que estamos haciendo es adoctrinar, al parecer explicar una realidad, crear mentes críticas y formar a las personas para que sean un poco más empáticas es adoctrinar. Estamos muy agotadas, cabreadas y tristes por volver a escuchar discursos que creíamos superados en este país. Ver que vamos dando pasos cortos en el terreno de la igualdad, llegan las elecciones y ves que de repente hay 52 escaños más de fascistas en el Congreso de los Diputados.

Están obviando una realidad, están olvidando a las asesinadas y están desplazando y negando recursos, medios y leyes a las minorías, todo esto mientras se envuelven en su bandera, una bandera que cada vez nos representa menos, que cada vez nos da más vergüenza.

Compañeras, sé que el panorama actual se muestra muy desolador pero recordad que estamos juntas en esto, que ninguna voz machista y patriarcal nos va a callar porque le joda a quien le joda las feministas, el colectivo LGTB+ y las personas racializadas seguimos existiendo y es muy duro pensar que nuestra simple existencia es un peligro, pero contra el fascismo sólo nos queda la resistencia.Defender lo que somos, defender el terreno que intentan arrebatarnos y educar es lo que debemos hacer ahora mismo. Seguiremos dando charlas en institutos, seguiremos hablando de nuestra realidad, de que nos están asesinando y seguiremos gritando porque se lo debemos a todas y cada una de las víctimas.

Por todas y cada una de nosotras, por las que no están y por las que vendrán.
Porque un día podamos descansar y ya no sea necesario luchar por nuestros derechos.
Porque, ojala, este sea el último 25N que tenemos que recordar.
Por vosotras, compañeras, esta lucha no descansa y no nos callarán ni ahora, ni nunca.

Lucía Fernandez

Ilustración de Sara Chana


  • -

14 de octubre

Hace ya un año que juntamos cinco mujeres en una sala. Una sala donde con mucho mimo se fraguaba algo especial. Una reunión en la que nuestro interés común por el activismo feminista confluiría en la creación de una nueva asociación. Aquel día salimos con algunas ideas claras sobre las bases de nuestro nuevo proyecto aunque aún sin nombre.

Nos llevó un tiempo decidirlo, cuánto más algunas otras cuestiones que ahora son básicas en nuestra entidad. Pero el esfuerzo, la sororidad y los objetivos comunes hicieron que poco tiempo después estuviéramos listas para empezar a luchar contra un sistema que nos oprime, nos humilla, nos viola y nos asesina.

En la foto aparecen las 5 socias fundadoras de la Asociación Mil Voces Violetas. No vamos a engañarnos, no es nuestra mejor foto. Aunque quizá sí fuese el momento en el que todas apostamos por lo mismo. Al final, eso es lo bonito del feminismo ¿no?  La unión de todas las mujeres, sentirte parte de algo tan grande que podría cambiar el curso de la humanidad. A veces creo que muchas de las cosas que hacemos no tienen importancia luego recuerdo que según la Teoría del Caos el simple aleteo de una mariposa podría desencadenar un huracán en el otro extremo del mundo y pienso en México con su revuelta contra un estado que viola y asesina, pienso en Argentina luchando contra leyes que nos ahogan, pienso en la sentencia contra la manada, pienso…y joder, estamos cambiando el mundo. Y yo, lo hago sosteniendo la mano de quien sostiene la mía. Sin importarme la raza, la clase o la identidad de género. Porque las bases del nuevo mundo deben construirse en la diversidad, la tolerancia y el respeto.

Desde aquí, toda la junta directiva y socias fundadoras de Mil Voces Violetas, queremos dar las gracias a todas aquellas personas que, de una u otra manera, han hecho posible la consecución de todas nuestras iniciativas. Gracias a los diferentes Ayuntamientos que este año han contado con nuestra colaboración, a las asociaciones que han confiado y apostado por nosotras y nuestro trabajo, a quienes intervienen de manera individual cada día pero sobre todo queremos dar las gracias a todas las personas que formáis parte de Mil Voces Violetas y que habéis estado en cada momento de manera voluntaria y sin otro interés que aprender y forjar las bases de una nueva sociedad, más igualitaria, más feminista.

Yo por ellas madre, ellas por mí. 

 


  • -

Violenciómetro Feminista

Semana del 30 al 6 de octubre

  • Un hombre a juicio por perseguir a su exalumna a Alemania. El hombre tenía una orden de alejamiento de la chica, y prohibida judicialmente la salida de España.
  • La víctima del secuestro y violación de la semana pasada en Barcelona, intenta suicidarse.
  • Detenido un hombre en Gijón por exhibir su pene a una mujer y dos menores en el parque del Lauredal.
  • Una periodista deportiva italiana es increpada desde las gradas durante un partido de futbol, pidiéndole a gritos que enseñara los pechos.
  • Un juez de silla acosa a una recogepelotas en pleno partido de tenis. Con comentarios como «¿tienes calor? Eres muy sexy»
  • Un hombre da un puñetazo a una activista vegana que entró a protestar en una pizzería de forma pacífica.
  • Un hombre, asesina a su expareja en Las Palmas de Gran Canaria.
  • Agresión sexual en Coslada, un hombre es detenido por violar a su sobrina.
  • Cristina, 28 años, asesinada en Inglaterra a navajazos, por su expareja.
  • Un adolescente de 12 años mata en Brasil a una niña de 9 años con autismo.
  • La Guardia Civil interroga a un hombre por la desaparición de su madre en Carmona.
  • Juzgan a un hostelero de Cangas de Onís que roció a su novia con alcohol y le prendió fuego.
  • Dana Leonte se convierte en la victima número 46 de la violencia machista en nuestro país en lo que va de año.
  • Una chica se ve obligada a saltar por la ventana para salvar la vida debido a la paliza brutal que le estaba dando su novio, un conocido DJ del norte de España.
  • Detenido en Alicante un fugitivo que agredió sexualmente a una menos de 14 años, la hija de su compañera sentimental.
  • Hombre se suicida y mata a sus dos hijos tirándose desde un noveno. Su mujer le había pedido el divorcio.

Seamos la voz de las que ya no pueden hablar.


  • -

¡NO COMPRES, ADOPTA!

¿Os suena? Sí, es el lema de miles de campañas en contra del abandono animal, campañas que nos hablan sobre una natalidad controlada y una crianza responsable, para que nunca, ningún animal pueda verse abandonado, para que sean adoptados y cuidados durante todas sus vidas, campañas que nos llegan al corazón por su carácter «humano», bueno, ahora quiero que os planteéis una cosa…
¿Qué pasa cuando no se trata de un animal?
.
.
.
¿Qué pasa cuando se trata de un bebé?
La adopción, claramente, no es mala.
La compra si… ahora sigue pensando…
¿Qué pasaría si tu primo, tu hermano, tu padre, tu madre, un amigo o alguien que simplemente conoces de vista fuera la compra de alguien? Si, como quien va al super y trae la compra a casa…
¿Y si fueras tú esa compra y nada más nacer (o antes) alguien hubiera pagado por ti?
Ahora mismo, posiblemente ya no os parezca tan viable, o tan buena idea…
Pues lo que ahora quiero explicaros, es que pasó cuando ese bebe… fui YO
El trauma emocional que se crea cuando te enteras que eres adoptado parece un cuento de Disney comparado con el que surge cuando te enteras que alguien, un día, decidió ponerle precio a tu vida, y que, desde ese punto, incluso antes de nacer, fuiste el fruto de un intercambio mercantil…
Nadie en ningún lugar te quería, no podía cuidarte, nadie en ningún lugar te quería y por eso prefirió que tuvieras una vida mejor en otro lugar, con otra familia, nadie en ningún lugar tenía muchos problemas y no podía hacerse cargo de ti…
¡NO! Nada de eso, simplemente alguien un día decidió hacerte previo pago, o aprovechar lo que entendió como un error, alguien te usó antes de nacer para lucrarse, sin importar demasiado que pasara después contigo, si irías a un lugar donde fueras querido, lo único que importaba aqui era la transacción económica, bebé por dinero, nada más…
Te das cuenta que no fuiste fruto del amor, ni de un «error» ¿que eres? ¡Ah sí, creo que lo sé! Los bebés vendidos no dejamos de ser los artículos de lujo de parejas pudientes, con ganas de ser padres, que no quieren pasar por un proceso de adopción lento, pero que garantiza un futuro digno para el bebé, los bebés vendidos somos el resultado del «quiero un bebé y lo quiero ahora» pero los bebés crecemos, y os aseguro que, a mí, no me hubiera importado ser adoptada. Adoptar y dar en adopción no es malo, vender y comprar es traficar con personas.
Para que podáis entender mejor, os hablare de cómo me siento yo, ahora sí, en primera persona.
Ni para mis padres biológicos, ni para mis padres adoptivos supuso un trauma tenerme, los primeros se lucraron, y los segundos tuvieron un bebe sano como ellos querían, sí, me cuidaron y me han dado una familia toda la vida, pero al final, no he dejado de ser un capricho pagado con unos cuantos billetes…
Y el amor, no se paga con dinero…
Para mí, enterarme de que he sido un bebe vendido, ha sido uno de los traumas más grandes de mi vida, desde que lo sé, y de por vida, me ha marcado.
Me ha superado emocionalmente.

Imaginaros que de pronto os enteráis que vuestros padres os vendieron a otros que a su vez os compraron… que vuestro nacimiento ya estaba planificado, con una señal de dinero antes, y el resto del pago a nacimiento, si, si, igual que cuando compras un electrodoméstico, o una casa… ¿No se os ponen los pelos de punta? Pues no sabéis lo que es (o si) saber que tú has sido eso.
Antes de saber la verdad, supe que era adoptada, y de pronto, sentí una soledad inmensa, sentí que no sabía quién era y que mi vida había sido una mentira, pero que aun asi, tenía una familia que me quería, y que en algún sitio tenía otra familia que por alguna razón no habían podido cuidarme, pero que hicieron lo mejor para mí, ponerme en adopción para que tuviera una vida mejor…
¡Pero no! ¡Resultó que con el tiempo descubrí que coste 2 millones de pesetas, eso sí, del 84, que oye, eso hace que mi valor inicial fuera bastante considerable… por lo menos! (Hay que ponerle humor a todo)
La cuestión es que por más que lo intento no consigo superar una serie de secuelas que tengo desde que supe la verdad, una de ellas, es la sensación tremenda de inseguridad que tengo. ¿Cómo no me voy a sentir menos que los demás, si me hicieron como un objeto de compra-venta?
Al final intento vivir la vida pensando que lo que importa no es el dinero, que muchísimas más cosas valen la pena, que lo material es secundario, y yo no dejo de ser eso, algo material fruto del lucro de dos personas.
Ahora, es el momento de ponerme un poco más seria, y dejar de lado mis sensaciones personales, ahora quiero hablaros de este sistema político que quiere legalizar los VIENTRES DE ALQUILER.
No podemos engañarnos, los vientres de alquiler no dejan de ser trata de personas, trata de bebes, comercio de seres humanos. Sí, no es para fines negativos en su mayoría, las familias que compran sus bebes los cuidan y los quieren, pero igual que pueden querer y cuidar a bebes adoptados. La gran diferencia, y que está ocurriendo actualmente, es que al comprar un bebé lo quieren tal y como ellos lo han imaginado. Ya que lo han pagado, ¿por qué no? ¿Y qué ocurre cuando esos bebés no son como ellos imaginaban? ¿O cuando crecen y se rebelan? Al final esos niños son tratados como objetos prácticamente durante toda su vida y esos padres no han aprendido que cada persona es como es, y eso no se puede cambiar.
Legalizar los vientres de alquiler es dar el pistoletazo de salida para que traficar con seres humanos sea legal, para enriquecer a mafias de forma legal, y para que millones de niños queden marcados para siempre, porque antes o después, todos acabamos sabiendo la verdad y nadie merece sentirse como un objeto durante toda su vida, nadie merece sentir que, si no hubiera sido a cambio de dinero, su vida no habría tenido lugar.
Por todo esto… ¡NO COMPRES, ADOPTA!

M.


  • -

Violenciómetro Feminista

Para todxs los que dicen que somos unas exageradas, que no sufrimos violencia machista, que en este país la igualdad y la libertad son una realidad, para aquellxs que dicen que la violencia no tiene género:
Pasamos a hacer un resumen de todos los casos de violencia hacia la mujer que se han conocido la semana pasada.
Recordad que es sólo la punta del iceberg, son los casos que se hacen públicos. Pero, por desgracia, cada día millones de mujeres son humilladas, acosadas, vulneradas, sexualizadas, prostituidas, maltratadas, e incluso asesinadas, y que todas ellas tienen una cosa en común: la violencia machista que nos oprime día a día bajo un sistema patriarcal a nivel mundial.

Estas son las víctimas de esta barbarie:
• Una mujer murió por una hipoglucemia, su pareja no solo omitió su deber al socorro, sino que grabo su agonía con su teléfono móvil.
(Días antes le dio una paliza, meses antes ella tuvo una costilla fracturada, según ella, era torpe y se caía… Jamás denuncio)
• Un hombre agrede a su exmujer en Zaragoza, en plena calle, le clavó un cuchillo en el pecho, su orden de alejamiento había acabado ese día.
• Detenidos tres hombres en Bilbao por retener contra su voluntad a una chica, en el piso de uno de ellos, y violarla durante tres días hasta que consiguió escapar.
• Detenida la pareja de Dana Leonte, desaparecida desde hace unos meses, después de encontrar el fémur de la chica, enterrado cerca de la casa de su pareja
• Miguel Alonso Belza, prestigioso abogado especializado en materia de violencia de género, condenado a penas que suman más de 7 años, por maltrato a su expareja.

Seamos la voz de las que ya no pueden hablar.