Archivo de la categoría: Sexo

mutilacion genital femenina

La Mutilación Genital Femenina

Imagínate que un día sin más motivos, te quitaran esa pequeña cosa que te da placer, esa pequeña cosa que te da una sacudida en las relaciones placenteras y que te deja de lo más relajado. Imagínate que nunca más pudieras sentirlo y en cambio solo sintieras dolor ¿Qué sentido tendría el sexo pues? ¿simplemente reproductivo?

Ahora no te lo imagines y piensa que a millones de mujeres y niñas en el mundo les ha pasado y les sigue pasando (se estima que son alrededor de 200 MILLONES), ¿y sabes por qué? No por una enfermedad, no porque no hubiera más remedio, sino porque quieren reprimir y controlar nuestro deseo sexual y nuestro cuerpo.

La Mutilación Genital Femenina:

dícese de todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos NO MÉDICOS. (OMS)

Veamos entonces los motivos más comunes para este tipo de prácticas:

• Es una convención social, una presión social. Hay que hacerlo para ser aceptado socialmente. En estos casos, la MGF ni se cuestiona, tienes que hacerlo para no ser la “rara”, para poder casarte y tener hijos, porque sino nadie te va a querer.

• A menudo se considera parte de la crianza de la niña y una forma de prepararla para la vida adulta.

• Muy comunmente está dentro de lo que se considera una conducta sexual aceptable y tiene por objetivo asegurar la virginidad antes del matrimonio y la fidelidad después de él. En muchas comunidades existe la convicción de que reduce la libido de la mujer y la ayuda así a resistir la tentación de relaciones extraconyugales (me gustaría saber si a los hombres se les hace algo también para conseguir lo mismo, ¡ah! Maldita mujer infiel)

• Viene asociada a modelos culturales de feminidad y recato, portadores de la idea de que las niñas son puras y hermosas.

• Los líderes religiosos tienen distintas posiciones en torno a esto: algunos la fomentan, otros la consideran irrelevante para su religión y otros contribuyen a su eliminación.

• En la mayoría de las sociedades donde se practica se considera una tradición cultural, argumento que se utiliza a menudo para mantener su práctica.

¿Por qué deberíamos implicarnos tod@s para erradicar estas conductas?

Aparte de los motivos obvios, es una lucha que debería estar en la agenda feminista de todas nosotras. No deja de ser una forma más de violencia hacia la mujer, una forma de despojarla de sus derechos y libertades y de someterla al hombre. Si el feminismo es la lucha colectiva de las mujeres para mejorar las vidas de todas, no nos olvidemos de las de estas mujeres.

Porque roba un futuro libre para las niñas. Su futuro ya está más que escrito. Ayudémoslas, démosles oportunidades y educación. Que puedan escoger el futuro que quieran. Porque otra de las consecuencias es que las niñas dejan de ir al colegio, al ser consideradas ya mujeres y preparadas para contraer matrimonio han de hacerse ya cargo de las tareas “normales” de las mujeres.

Y es que, en sí, es una violación de los derechos humanos, es una violación de los derechos de las niñas y de las jóvenes.

Aquí os dejo unos versos somalíes para que penséis, llamado “las tres penas”: <<Es lo que mi abuela llamaba las tres penas de una mujer: el día de la circuncisión, la noche de bodas y el nacimiento de un hijo.>>

No te quedes a un lado, este problema como mujer, también te perjudica y también es y será una lucha nuestra.


¡NO COMPRES, ADOPTA!

¿Os suena? Sí, es el lema de miles de campañas en contra del abandono animal, campañas que nos hablan sobre una natalidad controlada y una crianza responsable, para que nunca, ningún animal pueda verse abandonado, para que sean adoptados y cuidados durante todas sus vidas, campañas que nos llegan al corazón por su carácter “humano”, bueno, ahora quiero que os planteéis una cosa…
¿Qué pasa cuando no se trata de un animal?
.
.
.
¿Qué pasa cuando se trata de un bebé?
La adopción, claramente, no es mala.
La compra si… ahora sigue pensando…
¿Qué pasaría si tu primo, tu hermano, tu padre, tu madre, un amigo o alguien que simplemente conoces de vista fuera la compra de alguien? Si, como quien va al super y trae la compra a casa…
¿Y si fueras tú esa compra y nada más nacer (o antes) alguien hubiera pagado por ti?
Ahora mismo, posiblemente ya no os parezca tan viable, o tan buena idea…
Pues lo que ahora quiero explicaros, es que pasó cuando ese bebe… fui YO
El trauma emocional que se crea cuando te enteras que eres adoptado parece un cuento de Disney comparado con el que surge cuando te enteras que alguien, un día, decidió ponerle precio a tu vida, y que, desde ese punto, incluso antes de nacer, fuiste el fruto de un intercambio mercantil…
Nadie en ningún lugar te quería, no podía cuidarte, nadie en ningún lugar te quería y por eso prefirió que tuvieras una vida mejor en otro lugar, con otra familia, nadie en ningún lugar tenía muchos problemas y no podía hacerse cargo de ti…
¡NO! Nada de eso, simplemente alguien un día decidió hacerte previo pago, o aprovechar lo que entendió como un error, alguien te usó antes de nacer para lucrarse, sin importar demasiado que pasara después contigo, si irías a un lugar donde fueras querido, lo único que importaba aqui era la transacción económica, bebé por dinero, nada más…
Te das cuenta que no fuiste fruto del amor, ni de un “error” ¿que eres? ¡Ah sí, creo que lo sé! Los bebés vendidos no dejamos de ser los artículos de lujo de parejas pudientes, con ganas de ser padres, que no quieren pasar por un proceso de adopción lento, pero que garantiza un futuro digno para el bebé, los bebés vendidos somos el resultado del “quiero un bebé y lo quiero ahora” pero los bebés crecemos, y os aseguro que, a mí, no me hubiera importado ser adoptada. Adoptar y dar en adopción no es malo, vender y comprar es traficar con personas.
Para que podáis entender mejor, os hablare de cómo me siento yo, ahora sí, en primera persona.
Ni para mis padres biológicos, ni para mis padres adoptivos supuso un trauma tenerme, los primeros se lucraron, y los segundos tuvieron un bebe sano como ellos querían, sí, me cuidaron y me han dado una familia toda la vida, pero al final, no he dejado de ser un capricho pagado con unos cuantos billetes…
Y el amor, no se paga con dinero…
Para mí, enterarme de que he sido un bebe vendido, ha sido uno de los traumas más grandes de mi vida, desde que lo sé, y de por vida, me ha marcado.
Me ha superado emocionalmente.

Imaginaros que de pronto os enteráis que vuestros padres os vendieron a otros que a su vez os compraron… que vuestro nacimiento ya estaba planificado, con una señal de dinero antes, y el resto del pago a nacimiento, si, si, igual que cuando compras un electrodoméstico, o una casa… ¿No se os ponen los pelos de punta? Pues no sabéis lo que es (o si) saber que tú has sido eso.
Antes de saber la verdad, supe que era adoptada, y de pronto, sentí una soledad inmensa, sentí que no sabía quién era y que mi vida había sido una mentira, pero que aun asi, tenía una familia que me quería, y que en algún sitio tenía otra familia que por alguna razón no habían podido cuidarme, pero que hicieron lo mejor para mí, ponerme en adopción para que tuviera una vida mejor…
¡Pero no! ¡Resultó que con el tiempo descubrí que coste 2 millones de pesetas, eso sí, del 84, que oye, eso hace que mi valor inicial fuera bastante considerable… por lo menos! (Hay que ponerle humor a todo)
La cuestión es que por más que lo intento no consigo superar una serie de secuelas que tengo desde que supe la verdad, una de ellas, es la sensación tremenda de inseguridad que tengo. ¿Cómo no me voy a sentir menos que los demás, si me hicieron como un objeto de compra-venta?
Al final intento vivir la vida pensando que lo que importa no es el dinero, que muchísimas más cosas valen la pena, que lo material es secundario, y yo no dejo de ser eso, algo material fruto del lucro de dos personas.
Ahora, es el momento de ponerme un poco más seria, y dejar de lado mis sensaciones personales, ahora quiero hablaros de este sistema político que quiere legalizar los VIENTRES DE ALQUILER.
No podemos engañarnos, los vientres de alquiler no dejan de ser trata de personas, trata de bebes, comercio de seres humanos. Sí, no es para fines negativos en su mayoría, las familias que compran sus bebes los cuidan y los quieren, pero igual que pueden querer y cuidar a bebes adoptados. La gran diferencia, y que está ocurriendo actualmente, es que al comprar un bebé lo quieren tal y como ellos lo han imaginado. Ya que lo han pagado, ¿por qué no? ¿Y qué ocurre cuando esos bebés no son como ellos imaginaban? ¿O cuando crecen y se rebelan? Al final esos niños son tratados como objetos prácticamente durante toda su vida y esos padres no han aprendido que cada persona es como es, y eso no se puede cambiar.
Legalizar los vientres de alquiler es dar el pistoletazo de salida para que traficar con seres humanos sea legal, para enriquecer a mafias de forma legal, y para que millones de niños queden marcados para siempre, porque antes o después, todos acabamos sabiendo la verdad y nadie merece sentirse como un objeto durante toda su vida, nadie merece sentir que, si no hubiera sido a cambio de dinero, su vida no habría tenido lugar.
Por todo esto… ¡NO COMPRES, ADOPTA!

M.


La Revolución Sexual Femenina; Juguetes sexuales que te succionan el clítoris

La Revolución Sexual Femenina; Juguetes sexuales que te succionan el clítoris

 

Los juguetes sexuales para la masturbación femenina no son algo nuevo, de hecho, se han descubierto consoladores que datan de 23000 a.c, pero desde hace poco tiempo se ha ido evolucionando hasta conseguir los succionadores de clítoris, lo que se podría considerar como el juguete definitivo, aunque esperamos que sigan apareciendo más avances para satisfacer nuestro deseo de masturbarnos.

¿Por qué han causado tanta satisfacción en las mujeres que lo han probado?

Es sencillo. Este juguete, en concreto Satisfyer Pro 2, que es el más vendido actualmente, tiene una serie de novedades y ventajas que hasta ahora no teníamos en las diferentes gamas de juguetes sexuales.

  • Se centra exclusivamente en el clítoris, nuestro órgano por excelencia que sirve exclusivamente para darnos placer. Consiguiendo orgasmos rápidos e intensos, incluso multiorgasmos.
  • No irrita la zona porque en vez de vibración, como estamos acostumbradas, estimula el clítoris mediante ondas, moviendo el aire a su alrededor a alta velocidad.
  • Es sumergible, por tanto, se puede usar en la bañera, ducha o incluso si eres más atrevida, en una piscina.
  • Ayuda para conseguir una lubricación de manera natural, beneficioso para mujeres que lubrican poco y necesitan de otros productos para conseguirlo. Se puede utilizar como un previo a la penetración para conseguir esa lubricación necesaria, por ejemplo.

¿Hay alguna pega?

Bueno, yo he encontrado un par de pegas, que comparándolas con las partes buenas no es nada, pero está bien que lo sepáis.

  • Aunque este succionador en concreto, el que yo he probado (Satisfyer Pro 2) pone que es silencioso, realmente no lo es. Son aparatos con una gran potencia y aunque no es un ruido excesivo sí que se escucha. Asi que cuidado con eso.
  • Al principio es algo complicado encontrar el punto concreto donde colocarlo y que te dé más placer. Evidentemente el clítoris tiene que quedar dentro del agujero y una vez hecho eso, mantenerlo quieto para conseguir la estimulación correcta.
  • El cargador (tiene una batería recargable) tiene un cabezal concreto mediante imanes, difícil de encontrar a no ser que se lo pidas al fabricante del juguete, así que cuidarlo como si fuera oro por si acaso.
  • Con el tiempo acabas consiguiendo como una especie de tolerancia a ese tipo de estimulación con el juguete y te costará un poco más llegar al orgasmo que la primera vez que lo uses, aunque seguirán siendo muy intensos.
  • A pesar de tener 11 niveles de velocidad yo no he conseguido pasar del 4/5 debido a su gran potencia. También me he dado cuenta que algunos cambios de nivel son más drásticos que otros, así que manejarlo con cuidado.

Ahora mismo me parece un juguete indispensable, eficiente y rápido para cuando lo necesitas, que se puede compaginar con otros juguetes o con tus parejas sexuales.

No lo dudes, si tienes un clítoris dale esta alegría, te lo agradecerá.

#ponunsuccionadorentuvida

Sara Chana


Mutilación Genital Femenina

La primera vez que de verdad me centré a descubrir lo que era la Mutilación Genital Femenina (MGF EN ADELANTE) fue en una clase de Antropología en la Universidad. No es que nunca hubiera escuchado el término ni supiera en qué consistiera, pero fue la primera vez que fui consciente de lo que de verdad era, de lo que de verdad significaba.

En esa clase nos centrábamos en analizar textos sobre culturas muy distintas de la nuestra, leímos muchos textos, que ya no recuerdo. Pero nunca se me olvidará este en particular ni la cara de horror de todas y cada una de las compañeras del aula. Debió ser una de las primeras veces en las que todas las mujeres de la sala estábamos de acuerdo en que algo no estaba bien y que esto debía cambiar.

De ese texto, de esa clase, hace ya 7 años y todavía nada ha cambiado. Te hace plantearte si, las tornas fueran distintas, si fueran ellos los que sufrieran tal mutilación ¿estaría ya erradicada? ¿Sería ya cosa del pasado? ¿Se hubiera formado una revolución tal que todas las culturas que lo practicaban no tuvieran otro remedio que evolucionar?

Yo tengo mi propia opinión formada sobre eso. Yo sólo te dejo las preguntas pero de ti dependen las respuestas.

Hace poco todavía leía acerca de Waris Dirie, una de las mayores activistas en contra de la MGF. Ella, contaba que un día estando tan tranquila, cuando tenía 5 años, sin ser más alta que una cabra, su madre la sujetó mientras una anciana le seccionó el clítoris y la parte interna de la vagina. Luego le cosió la herida, todo esto sin ningún tipo de anestésico, os podéis imaginar el dolor que debió sufrir. Narra que “la anciana no dejó más que una minúscula abertura del tamaño de la cabeza de una cerilla, para orinar y menstruar”. Ella, fue de las afortunadas, sobrevivió al dolor, a las infecciones… Pero su hermana Halimo murió como consecuencia de esta atrocidad.

A la edad de 13 años la obligaron a contraer matrimonio con un anciano de su pueblo, pero ella se negó y escapó a vivir con su tía. Poco después se fue a Londres y allí fue descubierta, y ahora, es una de las modelos más reconocidas del mundo.

Pero ¿por qué hoy en día se sigue practicando la MGF? Una de las justificaciones que se dan para practicarla es que es un “buen método” para asegurar la VIRGINIDAD antes del matrimonio y la FIDELIDAD después de él. Osea, las mutilan, les quitan nuestro pequeño órgano de placer, les hacen sufrir un dolor terrible para el resto de su vida y para encima es ¡POR ELLOS! Como si nuestro cuerpo les perteneciera para hacer con él lo que quisieran.

Se nos sigue considerando seres impuros, se nos castiga para que no podamos disfrutar de las relaciones sexuales, porque nosotras sólo somos un mero objeto sexual para el otro sexo. Parece que nosotras no contamos para las relaciones sexuales, que no tenemos el derecho al disfrute.

Yo siempre pienso que: si no podemos disfrutar ¿por qué Dios, el Universo, la evolución, … (Da igual en lo que creas) nos puso un clítoris tan bien hecho, preparado para hacernos vibrar con cada orgasmo? Cada día soy más consciente que nos da más pena castrar a nuestras mascotas que lo que nos pase a las mujeres (cisgénero) ahí abajo.

Aún se calcula que 3 millones de niñas son mutiladas cada año, y ¡no lo podemos permitir! Desde Mil Voces Violetas condenamos todos los tipos de mutilaciones que se le hace al cuerpo femenino en pro de los varones.

En este 6 de Febrero se “celebra” el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, gracias a Waris y tod@s l@s activisas que luchan para erradicar esta acción, se han tomado muchas medidas y Waris contabiliza en cientos las niñas que han sido salvadas de la mutilación. Pero aún nos queda mucho que hacer, mucha educación que impartir y mucho que luchar. Desde aquí os animo a uniros a la lucha.

Como dicen las Towandas “nuestro coño no es vuestro campo de batalla, no es vuestro negocio. Nuestro coño es nuestro”.

Tipos de mutilación Genital Femenina

Patricia Fernández Rodríguez


Login

¿Recuperar password? Registrarse

Mostrar el carrito

Productos